Manuscrito de Huarochirí: posición del narrador (notas)

Dioses-y-Hombres-de-Huarochiri

“Manuscrito de Huarochirí: posición del narrador”

Notas tomadas de:

León Llerena, Laura. Historia, lenguaje y narración en el Manuscrito de Huarochirí. Tesis de doctorado. Universidad de Princeton, 2011. Documento consultado en la base de datos Dissertations Abstracts.

1. Escrito por un indio ladino a pedido del extirpador Ávila, el propósito del Manuscrito de Huarochirí (escrito en quechua entre 1598-1608 aprox. a pedido del doctrinero Francisco de Ávila) es crear un archivo de tradiciones andinas y una genealogía mítica. Para tal objetivo, León opina que el narrador intenta por momentos interpretar su propia cultura a partir de las categorías del conquistador (cristianismo, idolatría). Pero, aún así, el texto no se ajusta los marcos de inteligibilidad doctrinales. Por eso, en la narración hay rupturas temporales, anacronismos, la historia no es lineal y es sumamente ambigua en distinguir lo sagrado de lo profano y lo humano. Además, el narrador no responde a una agenda incaica, sino local y popular, antes que cuzqueña y aristocrática. Por lo tanto, se está frente a una narración polifónica, se diría incluso que moderna por cuanto su escritura, y periférica en un sentido al menos doble (inca y español).

2. El concepto clave en este trabajo es el de idolatría: siguiendo a Acosta, León Llerena la entiende como errores o como un conjunto de practicas de inversión e imitación diabólica (practicadas por los indios). Como se sabe, el castigo a la idolatría era político, religioso, social y en ocasiones suponía tortura. El combate contra ella implicaba, además, en un sentido semántico, la imposición de conceptos religiosos (pe. Cielo, diablo) cristianos sobre los quechuas. De otro lado, la sanción por idolatría buscaba romper vínculos físicos y espirituales de los andinos con sus ancestros. Es decir, se complementaba con las políticas de “reducciones” de indios y propiciaba negativamente una forma de orfandad (cf. el concepto de “huakcha” arguediano).

Siguiendo esta idea, el enunciador del MH busca distanciarse de los indios “idólatras” usando la primera persona del plural inclusiva “nosotros los cristianos”. De tal modo, afirma una identidad como converso o cristiano nuevo frente a las autoridades españolas y en contraste con “otros” indios “idólatras. Este hecho se complementa con la mezcla y sincronía que se hace de los mitos andinos y la Historia Sagrada. Sin embargo, esta búsqueda de una identidad colonial convive con el reconocimiento de una pluralidad: de una serie de identidades y ayllus con diferentes versiones de la historia mítica de la comunidad. Así, se muestra un mundo que se escinde y rompe, pero que permite cierta tolerancia y apertura a un discurso divergente.

3. Al analizar la escritura del MH, León Llerena advierte que hay un proceso de “reducción” paralelo a la formación forzada de reducciones indígenas: la reducción de los testimonios orales quechuas a una escritura estandarizada en las escuelas jesuitas de misioneros. Paralelamente ocurren re-semantizaciones. Por ejemplo, se iguala, empobreciendo o falsificando términos como “supay” a “diablo” y “huaca” a “ídolo”. El proceso también es inverso. Se usan palabras españolas para designar fiestas andinas (pe. Pascua) y se evita categorizar la colonización española como “conquista”; sin embargo, esta palabra sí se utiliza para describir la expansión incaica.

En síntesis, lo que veo es que se hace presente un conflicto de emanando del contacto de culturas y lenguas, y flujos en ambos sentidos que, por momentos, permiten hacer inteligible la narrativa; sin embargo, en otros momentos, muestran los desencuentros de tal fenómeno dejando fragmentos en la oscuridad u ofreciendo lecturas múltiples y contradictorias. Como se ha visto en el caso del Inca Garcilaso, Guaman Poma y Santa Cruz Pachacuti, en el MH se crea una posición estratégica, no rígida, sino oscilante, en el contexto de la tiranía colonial hispánica, es decir en el que toda escritura estaba vigilada.

4. Quizá la idea más polémica de León Llerena sea la siguiente: que a partir de un examen de las diferentes posibilidades de traducción de distintos pasajes del MH (del runasimi y otras lenguas al español), León Llerena sostiene que el narrador del MH, además de informar y crear un archivo mitológico, político e histórico, estaría amenazando con “denunciar” a los indios aún idólatras con las autoridades españolas (un tucuirico). En otras palabras, el proyecto del MH también encierra un sentido peligroso y violento contra su comunidad de origen y habría asumido una agenda extirpadora. Ahora bien, este hecho ilustra la presencia de un narrador oprimido por el poder colonial que lo obliga a delatar y acusar a otros indios: tal sería la única forma de demostrar ante el poder su exitosa conversión al cristianismo (tal dinámica se observa también durante la exposición de la materia narrada).

Sin embargo, ese posicionamiento forzado permite al narrador proponer una crítica al colonialismo. Así, por ejemplo, el MH presenta a un “héroe” Huatyacuri, que, debido a al sentido negativo del sistema colonial, pasa a transformarse en un “huakcha” (huérfano o desamparado social y religioso) y en una presencia degradada. Al mismo tiempo, León Llerena señala que ese desamparo viene acompañado de un violento proceso de desacralización de lo que, antes de la invasión cristiana, se consideraba sagrado (huacas). En otras palabras, como en el caso del indio cristianizado Cristóbal Choquecaxa, un indio converso que sufrió una serie de sueños angustiantes en los que finalmente derrota al demonio, la extirpación de idolatrías, además de la destrucción de las religiones andinas, produjo una seria crisis existencial, desamparo y pesimismo (esa sensación también se advierte en el Inca Garcilaso de la Vega y Guaman Poma, cada una con distintos matices). Tal sería el discurso crítico presente en el MH.

El trabajo de León Llerena es un aporte fundamental al campo de la crítica del colonialismo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s